7 sept. 2014

¿Te odio?



Nunca pensé que pudiera odiarla. De hecho no sé si la odio del todo, o si simplemente la odio cuando no nos conviene a mi ni a mis circunstancias. Porque, que yo sepa, este sentimiento no atiende de estado, me explico: no creo que existan grados de odio, ni siquiera que pueda haber una escala que lo ordene, es simplemente, como su antónimo, una pregunta directa, total, capaz de sostener dos respuestas monosílabas, y cada una, opuesta a la otra. Bien, llegados a este punto en que hemos descrito lo que significa para una persona como yo el odio, o lo que entiendo yo cuando utilizo esta palabra, podemos indagar más en el tema.
Sé que ella no es la causante de todos los problemas que puede crear directamente, pero sé que tiene la culpa de que los demás no podamos destaparlos del todo ni llegar a solucionarlos a fondo. Resulta que esta protagonista con cualidades antiheroicas, posee una capa tan poderosa que es capaz de cubrirnos a todos, nos abriga y abraza, nos refugia y da calor, nos alimenta y acostumbra, nos destierra y entierra. A diferencia de otras capas, ésta no nos hace volar, ni nos hace invisibles, ni siquiera nos llega a cubrir del todo, esta capa entierra nuestros pies, los convierte en raíces y les enseña el calor del hogar en la tierra, nos da una armadura con la debilidad de que necesita estar siempre protegiéndonos del propio oxígeno que a la vez necesitamos para ser libres. Resultaría fácil deshacernos del dulce alivio que nos otorga en forma de prenda, pero, por muy increíble que parezca, pocas personas saben de su existencia, lo que hace imposible que nos deshagamos completamente de ella.
¿Es su existencia una forma de exigirnos una revelación contra nuestra propia tradición? Por si acaso, deberíamos dejar atrás cualquier forma de prejuicio que creamos que se ha podido legitimar.






6 oct. 2013

Llámalo destino

Hay situaciones de las que no podemos salir corriendo. Y nos asustan porque no hay una sola solución,  sino que hay varias, y a su manera pueden haber más de una correcta.
Nos da miedo enfrentarnos a algo que nos importa de verdad porque sabemos que podemos perderlo o estropearlo. Lo que ignoramos es que enfrentándonos a nuestros impedimentos también podemos ganarlos.
La realidad nos abruma y nos saca de quicio, como un pájaro carpintero insaciable nos recuerda que está ahí, que no podemos quedarnos de brazos cruzados,  porque para cuando nos demos cuenta de que debemos arreglarlo será demasiado tarde.

22 jul. 2013

Valores.

Realmente creo en la revelación del ser humano como persona y en su capacidad de cambiar sus circunstancias,  porque es la única manera de cumplir con nuestro objetivo personal, haciéndolo totalmente nuestro. No sería nada de nosotros sin algo que perseguir, ya sea por nosotros mismos o por los demás, nadie vive ni sueña en vano, porque es la mecánica de la vida la que está definida por la muerte, la esperanza, y el amor. Tres pilares que a lo largo de nuestra existencia hacemos resurgir con una determinada importancia según la relación que adquiera con nuestros valores, otra prueba de que en realidad somos acumulaciones de experiencias, de secretos, de sueños, de esperanzas, de situaciones, de respuestas inesperadas, de pérdidas, de libertad individual, y de condiciones que acaban definiéndonos y tomando vida propia en nuestro interior. Pero ya depende de cada uno de como administrarlo y de cómo dejar que adquiera el control, esa es la razón de que seamos únicos. Llega el día en el que abrimos los ojos y nos damos cuenta de que alguien ha soltado las riendas de nuestras vidas y que las estamos sosteniendo, y aunque hemos perdido tiempo, nuestra capacidad de reacción comienza a definirnos. Justo en ese momento que en todos nosotros aparece comenzamos a ser esclavos de nuestros actos y consecuentes de nuestras palabras, y aunque detrás de cada didicultad y de cada momento en el que creemos que hemos perdido la esperanza, hemos de pensar que al menos hemos sido capaces de darnos cuenta de por qué tenemos que levantarnos tras una caída,  porque esa es la esencia del ser humano: el equivocarnos, el rectificar... No hay nada más puro que cometer un error.
Si nos damos cuenta de quiénes somos de verdad, y en quién nos queremos convertir. Acabará siendo muy fácil alcanzar la felicidad plena, objetivo predeterminado en la existencia de cada ser humano.

12 may. 2013

Agree/Not agree

Es fácil,  bueno es muy fácil hablar de los demás,  de sus problemas, de sus errores, de sus tropiezos... Pero es muy difícil,  incluso para algunos tipos de personas es casi imposible reconocer los triunfos de otros. Para mi supone una especie de liberación alegrarme de los logros de las personas de mi alrededor,  pero creo que hay gente que le resulta algo así como un insulto a sí mismo, como si hablar de las cosas buenas de los demás no te hiciera más rico interiormente.
En ese tipo de situaciones es buena idea autoevaluarnos y comprender a nuestra mente, porque si de algo somos dueños de algo en esta vida, es de ella.

20 abr. 2013

¿Y qué?

Qué nos gusta leer poesía;
 y decir que entendemos de la vida.
Qué nos gusta besar; 
una boca que a nuestros labios sepa trepar.
Qué nos gusta secuestrar;
a unos brazos que  sepan abrazar.
Qué nos gusta la soledad;
cuando hay otro par de ojos que nos enseñan a mirar.

12 ene. 2013

Buena música para buenos momentos.

Cada día me sorprendo más de lo que la música produce sobre los siete mil millones de habitantes de este planeta. No importa tu raza, ni tu orientación sexual, ni la ropa que vistas, ni el lugar donde vivas, ni si quiera el idioma que hables. Porque la música es capaz de reducir todo eso a los sentimientos que nos produce. Es capaz de unir, separar, escuchar, hablar, reconfortarte, e incluso provocarte sonrisas y lágrimas. Algunos tienen el privilegio de entablar una conversación con ella, y otros simplemente la disfrutan desde el desconocimiento.
La música es una parte del arte, que a parte de que esté hecha para dejar una huella en la historia de la humanidad, forma parte de la diversión, del desarrollo, del disfrute, pero sobre todo de la expresión, de la libre expresión. La música es un idioma que no crea fronteras ni conflictos. Todo lo contrario, es capaz de unir a personas de todas las partes del mundo, de darte libertad aunque estés atrapado y de darte alas aunque estés convencido de que alguien te las había robado.

Guess who's back

Después el tiempo que he estado sin escribir (aunque me habría encantado que hubiese sido menos) me he dedicado a observar. He observado de todo, pero en concreto al ser humano: sus comportamientos, conversaciones, sentimientos, hábitos, logros, metas... Y me sigue corrompiendo la misma duda existencial: ¿Para qué estamos en este mundo? Porque esa es la pregunta que resume nuestra vida, que puede llegar antes o después, ser comprendida o ignorada, comprenderla o no llegar a responderla.
Admiro a las personas que tienen muy claro para qué usar sus vidas, porque una vida en la que no haces lo que amas es una vida perdida, y la clave de todos esto es la antelación. Pero no estamos hechos para tener una vida perfecta, ni mucho menos amar todo lo que hay en nuestras vidas; y ahí está la magia: en las incertidumbres, en la belleza, en la perfección, en la impefección, en el tiempo, en la pérdida, en el llanto, en la felicidad, en el orgullo, en la dignidad, en la empatía, en la comprensión,en el amor, en la esperanza, en los sentimientos, en la amistad, en la integridad, en un nosotros...
Pero como no hay sinónimo sin antónimo ni luz sin oscuridad; la respuesta está en ti, quedas encargado de moldear tu vida; engrandecerla o empequeñecerla, unirla con los demás o apoderarte de ella.
Por eso la palabra ''culpa'' no debería existir porque de lo único que somos esclavos en esta vida es de nuestros actos, y como sabemos que de la única persona que depende nuestra vida es de nosotros mismos, la culpa de que tu vida no te enorgullezca no la tiene nadie más que tú.