12 ene. 2012

born to die

Casi todo el mundo vive en su pequeña burbuja, ignorando las injusticias que hay fuera. Intentando olvidarse de los problemas que no le incumben, absolutamente de todo lo que no le afecta. Pero llega un momento, una grata persona, asume el riesgo de pinchar esa burbuja. Existen todo tipos de reacciones, pero las más comunes son las negativas. De repente te ves por debajo de los demás, afectado por las guerras, harto de las injusticias. Y es así como la sociedad nos ha premiado: todo ser humano no soporta los cambios. Prefiere su vida monótona y gris. ¿No crees que es hora de cambiar? ¿De colaborar un poquito más? Nadie te pide tu vida a cambio, simplemente que pongas un poco de tu parte ya que al fin y al cabo tus problemas son los de todos.
En vez de gritarle a todo el mundo que se choque contigo en una calle abarrotada de gente en el centro, creo que es mejor enseñarle la mejor de tus sonrisas. ¿Quién sabe si esa persona a la que pensabas gritarle y responderle con otro empujón, no ha tenido un mal día, o simplemente es la persona más sensible del mundo?
O quien sabe, si lo ha hecho queriendo para fastidiar, o no le hubiese importado que le hubieses gritado, ya que te habría respondido asestándote un manotazo.

Sea como sea todas las respuestas se reducen a tus decisiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario