18 sept. 2011

Después no me vengas llorando

Sí, y ahí me tuviste, pero como siempre, voviste a tropezar en la misma piedra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario