3 feb. 2011

Primero soy un ser humano, segundo soy un músico, y tercero soy una voloncellista.

En ese instante, no sientes nada malo, tan sólo el vibrar de la madera sobre tu pecho, el cálido sonido que parece hablarte, y la perfecta coordinación que has de poner.

1 comentario: