29 jun. 2011

Por todo lo que debería odiarte, te quiero.

Aunque no voy a dejar que ni un sólo abrazo tuyo me arrugue el vestido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario